Va para algo más de muchos años que las fiebres de la gripe, no se hacían con el control de mi cuerpo.

Ha sido entonces cuando mi “ego”, ha dicho basta. No vamos para la cama, tomaremos lo recomendado en estos casos y en este tiempo, y a esperar que sobre la marcha, vaya amainando el Gripazo Temporal

y comencemos en breve a recuperar el tono adecuado, para proseguir en esta ardua tarea de dar lo mejor de uno mismo…

Lo dicho: Ya me encuentro algo (bastante) mejor que este fin de semana pasado. Y hasta he recuperado la ilusión de seguir escribiendo aquí…

Desde mi escritorio y con cariño (ya casi sin fiebre), un enorme abrazo y muchos besazos, que por este proceder, no creo lleguen a ser contagiosos…

Anuncios